_20160426_105938
Gavidi, jugador del VRAC, salta en una touch. (Marcos Lorenzo Maroto).

El derbi del rugby vallisoletano se repetía este domingo atendiendo a su cita liguera. El VRAC Quesos Entrepinares se llevaba el encuentro por 20 a 6 ante un SilverStorm El Salvador que acusó la resaca de la final de Copa.

Después de que la gran final de la Copa del Rey se haya perdido en la memoria de los 26.000 espectadores que acudieron a Zorrilla, llegaba el momento de retomar la competición liguera en División de Honor. Este encuentro,correspondiente a la Jornada 21, volvía a poner cara a cara a los mismos contendientes, pero ofrecía un marco muy distinto. El inmenso graderío del estadio José Zorrilla dejaba paso a las humildes instalaciones de los campos de Pepe Rojo, que a pesar de rondar el lleno absoluto, no pudieron cobijar a más de 2.500 espectadores. Este partido, aunque emocionante por la gran cantidad de aficionados que arrastra, resultaba intrascendente para ambos conjuntos, que tienen prácticamente garantizada su posición en la tabla.

A pesar del cambio cuantitativo en lo que a afición se refiere, el ambiente era inmejorable. El cielo daba un respiro para que los amantes del rugby pudieran ocupar los asientos descubiertos sin problemas, no sin antes secar la humedad acumulada con un pedazo de papel. Poco a poco, las aficiones de ambos conjuntos comenzaban a alentar a los jugadores que calentaban sobre el césped, cuando aún restaba más de media hora para el comienzo del encuentro. Pero entre cánticos, almuerzos y cervezas, el reloj alcanzó rápidamente las 12:30, y el pitido de la colegiada indicaba el momento de enviar por primera vez el oval al cielo de Valladolid.

Un VRAC volcado sorprendía a un ‘Chami’ aletargado

Apenas se había puesto en marcha el cronómetro, cuando Pretorius se hacía dueño y señor del balón y anotaba el primer ensayo para el conjunto quesero sin haberse cumplido aún el primer minuto de partido. Los aficionados, que no acababan de procesar lo que había ocurrido, estallaban en júbilo segundos después, cuando Gareth ‘Gass’ Griffiths ya se preparaba para la transformación. Un pateo sin fortuna que la zurda del galés enviaba a la izquierda de los palos.

Tras esta sorpresa inicial, El Salvador no terminaba de carburar, y sufría mucho con los ataques rivales en su propia zona de 22. A pesar de todo, fue en este lugar donde Thomas Pearce recogía una patada errada por Pablo Gil y se recorría el campo en solitario para anotar el primer y único ensayo del quince chamizo. 5 puntos que abrían el marcador visitante y que anunciaban otra transformación fallada.

Desde este instante, y hasta cumplido el minuto 40, el nivel de juego de los dos equipos se igualó y empezó a aflorar la rivalidad entre los dos equipos, la cual se pudo ver en algunos enfrentamientos aislados entre jugadores que no llegaron a más. Cerca del minuto 43, la colegiada indicaba el camino de los vestuarios y daba por concluida la primera parte del partido con empate a 5 en el electrónico.

Tras el descanso Gavidi comandó al VRAC hacia la victoria

Mientras que centenares de aficionados se apresuraban a reabastecerse de cerveza y víveres diversos, en los vestuarios se buscaba deshacer el impás que acechaba desde la privilegiada posición del marcador.

Tras unos minutos de reflexión, los 30 jugadores volvían al césped para disputar la segunda mitad del partido. Durante los primeros 10 minutos, la tónica dominante era la misma que aquella con la que nos fuimos al descanso, hasta que el 8 quesero, el fidjiano Kalokalo Gavidi se echaba el equipo a la espalda y rompía la monotonía del partido con un bonito ensayo en el minuto 52. Ahora sí, la suerte se apiadó de la zurda de Griffiths, y 7 puntos ponían en renta a los pupilos de Diego Merino.

El encuentro entraba en una nueva fase, en la que el VRAC atacaba y El Salvador trataba de plantar su línea defensiva lo más lejos posible de su zona de ensayo. Sin embargo, cumplido el minuto 70 las fuerzas comenzaban a fallar, y Griffiths aprovechaba una falta del conjunto chamizo para anotar un golpe de castigo. Con el tiempo casi cumplido, y cuando toda la grada creía estar ante el resultado definitivo, una buena arrancada del ‘Quesos’ se convertía en el último ensayo local de mano de Gonzalo Núñez. ‘Gaz’ fallaba de nuevo la patada y el partido se daba por concluído en el minuto 83 con un resultado de 20-5. Un resultado que no cambia nada en la clasificación pero que seguro sirvió a los locales para certificar su pequeña vendetta

Cuestión de Pelotas

Cuestión de Pelotas

Analizamos la actualidad de esos deportes que no aparecen en los medios. Baloncesto, balonmano, rugby, tenis... Los lunes de 14:00 a 16:00.
Cuestión de Pelotas

Latest posts by Cuestión de Pelotas (see all)