Teranga GO! es turismo de experiencia y ahorro en carretera, todo en uno. (Teranga GO!).
Teranga GO! es turismo de experiencia y ahorro en carretera, todo en uno. (Teranga GO!).

Agustín Ndour tiene trocitos de Polo Norte en la sonrisa -y eso que él es originario de África, ¡fíjese usted qué paradoja!-. Ante el cumplido “¡Qué bien hablas español!”, él siempre matiza entre risas: “No hablo español, hablo andaluz” y le deja a uno sin palabras, quillo. Hace ya bastantes años que Agustín abandonó su Senegal natal para instalarse en Granada y vivir de una profesión prácticamente extinta en las sociedades 3.0: la encuadernación. “Quedan muy pocos encuadernadores artesanos en Granada y que a mí me haya tocado encuadernar varios libros de la Alhambra es la leche. Muy muy providencial”, canturrea Agustín con alegría.

Sin embargo, desde hace alrededor de diez meses, este senegalés de 47 años se halla inmerso en un nuevo proyecto que nada tiene que ver con impresiones de letras en láminas de oro, costuras y cartulinas: “Tras haber vivido en mis propias carnes la odisea que supone regresar a nuestro país de origen con nuestras familias, decidí poner en marcha junto a mi gran amigo Gustavo un proyecto que facilitará la movilidad de los migrantes”. Así nace Teranga GO!, una red social que pone en contacto a personas para compartir vehículo en los desplazamientos entre sus países de origen y acogida.

La fórmula Teranga no hubiera visto la luz sin su ‘segundo’ de a bordo: Gustavo Gómez. Este cuellarano residente en Granada, de mirada risueña y gafas sin montura -¡chúpate esa, moda hipster!-, es periodista y fundador de Acento Comunicación y Fresolina Editorial, empresa que actualmente está pisando fuerte en el terreno de las nuevas tecnologías con multitud de aplicaciones infantiles para iPhone e iPad. “Teranga es una palabra wolof que significa hospitalidad y Senegal es el país de la hospitalidad. Este proyecto tiene marcado en su ADN esa filosofía. A mayores, le hemos querido añadir el apellido GO! porque el movimiento nos condiciona” -explica Gustavo, y continúa- “Desde su nacimiento, Teranga GO! ha tenido sus tres objetivos perfectamente definidos: economía colaborativa, empresa social y turismo de experiencia. Estamos plenamente comprometidos con la tarea de facilitar la vida a los migrantes, personas que, por otro lado, yo admiro sobremanera”.

En blanco y negro

La relación entre Gustavo y Agustín estuvo marcada desde sus inicios por un fuerte carácter social que les ha acompañado a lo largo de sus años de amistad y ahora, en su aventura Teranga: “En cuanto pisé España, lo primero que hice -además de vender CD’s en la calle- fue seguir a rajatabla un consejo que siempre me daba mi madre: Cuando llegues a un sitio nuevo, ve directo a alguna iglesia. Mejor hacer amigos en la iglesia que en la discoteca. Por eso, enseguida me integré en la comunidad cristiana de mi barrio y comencé a colaborar con ella”, relata Agustín. Y de la parroquia de la Zona Norte de Granada, Ndour dio el salto a Cáritas, entidad que le abrió las puertas al mundo de la encuadernación y unió a su compañero de viaje, Gustavo, en el rodaje de un corto.

Desde entonces, la amistad y las ambiciones tan similares de ambos les han ido guiando por caminos de hospitalidad y compromiso hasta que, finalmente, la idea de iniciar un proyecto común para poner fin a una lacra social encendió la bombilla que dio luz a Teranga: “Mi mujer y mi hijo viven en Senegal y a Gustavo desde el principio le preocupó mucho mi situación familiar. Yo conocía a muchos senegaleses que tampoco podían viajar a sus hogares por falta de recursos y entonces, uniendo las piezas, Gustavo y yo lo vimos claro: necesitábamos poner una solución a ese problema, necesitábamos Teranga GO!“, explica Agustín.

Un billete de avión de Senegal a España o viceversa cuesta alrededor de 600 euros. Si se multiplica esa cifra por la de los miembros que componen una familia normal (3-4) y se suma los ahorros que todo inmigrante ha de llevar consigo para lograr sobrevivir las primeras semanas en el país de destino el resultado está claro: ‘tú en tu casa y yo en la mía’. Así, la fórmula Teranga GO!, pone solución a este problema que tantas vidas obstaculiza diariamente conectando a migrantes con el mismo destino para compartir gastos, carretera y una experiencia única. “Empleando un coche compartido, hemos calculado que los gastos en gasolina serían de unos 200-300 euros, por lo que toda una familia puede viajar por ese precio y así ahorrar para la estancia en el país de destino”, asegura Agustín.

Gustavo Gómez y Agustín Ndour son los promotores de esta nueva red social. (Teranga GO!).
Gustavo Gómez y Agustín Ndour son los promotores de esta nueva red social. (Teranga GO!).
Una experiencia al completo

Sin embargo, la labor de Teranga GO! no se reduce únicamente a la ‘puesta en contacto’ de los usuarios de la plataforma. Los cuatro días que dura aproximadamente el viaje entre España y Senegal son una aventura de principio a fin en la que, por supuesto, no pueden faltar hospedaje y comida: “Desde Teranga, también recomendamos a nuestros usuarios hoteles buenos, bonitos y baratos donde pasar las noches; tiendas o restaurantes con la mejor calidad-precio, etcétera.” afirma Agustín. “De momento, cuando arranquemos, comenzaremos con lo justo. Pero la idea es ir ampliando competencias a medida que Teranga se consolide”.

A principios de mayo ya estará disponible la aplicación del proyecto en Google Play y Apple Store, una app que, aunque inicialmente solo abarque España, está pensada para englobar a otros muchos países europeos como Francia, Italia o Alemania: “Sé que puede chocar que lancemos una aplicación y creemos una página web del proyecto cuando el público al que va dirigido, en occidente, es sinónimo de pobreza y desnutrición. Te confesaré algo: no te puedes ni imaginar la cantidad de personas que tiene acceso a Internet en África” -Agustín estalla en una carcajada- “Cuando voy allí la gente se burla de mi móvil porque es antiguo, ¡fíjate tú, quilla! Lo cierto es que África es un continente en el que está todo por hacer y tanto los Países Árabes como China lo saben, por eso el mercado tecnológico allí es de calidad y más barato que en Europa”.

La lacra del fracaso

Nadie que no haya estado en la piel del inmigrante repararía en uno de los peores efectos de la migración: la devastadora sensación de sentirse fracasado. Según Agustín, “cuando los migrantes regresan a sus países sin haber tenido éxito, sienten tal frustración con ellos mismos que se aíslan del resto de personas”, incluso de sus propias familias. “Muchísima gente prefiere permanecer aquí malviviendo de la mendicidad porque no soporta la idea de volver a casa sin nada en los bolsillos. Es una situación muy dramática que desde Teranga GO! hemos intentado solucionar”.

Por eso, uno de los principales objetivos de esta hospitalidad sobre ruedas es generar en los países de origen un mecanismo que sirva para “absorber o encajar” a los migrantes en proyectos desarrollados por la propia empresa evitando así que la lacra del fracaso les aparte de sus familias y les relegue a una vida de indigencia a miles de kilómetros de su verdadero hogar.

Y es que, como reza el eslogan de Teranga extraído del Libro de los itinerarios de José Saramago: “Siempre acabamos llegando a donde nos esperan”. Y si lo dice Saramago…

Gracias a Teranga GO! los inmigrantes vuelven a casa. (Teranga GO!).
Gracias a Teranga GO! los migrantes vuelven a casa. (Teranga GO!).
María Gozalo Arenal
Sígueme en

María Gozalo Arenal

"Las aguas en calma no hacen buenos marineros", por eso, más que nunca, Periodismo. Chin-chín por los valientes y los nuevos Kapuściński.
María Gozalo Arenal
Sígueme en

Latest posts by María Gozalo Arenal (see all)