Funambulista
Funambulista tocando durante un momento del concierto. (Mara González/ CREA).

Funambulista tocó en Santiago de Compostela el pasado 27 de noviembre con temperaturas casi bajo cero y, aunque parezca extraño, sin que la lluvia hiciese acto de presencia. La gente ya comenzaba a estar cansada de esperar tras media hora de retraso, cuando aparecieron como si se tratasen de dos personas del público más: Diego Cantero (voz) y Alejandro Martínez (piano). Se subieron al escenario y comenzó el show.

El inicio constó de tres temas (Portería, Bendita mi suerte y Volver a empezar), en los que el público coreaba las letras pero de forma pausada y tímida. Al acabar, Cantero tomó la palabra mencionando a Andrés Suárez, cantautor gallego con quien interpreta una de sus canciones más conocidas: “Con él conocí Santiago de Compostela y es algo que le agradeceré siempre”. Este agradecimiento se extendió también hasta la Sala Sónar, donde tenía lugar el concierto, por haber facilitado la celebración del evento. El artista hizo alusión en este momento a la dificultad de tocar en bares que, según él, se acentuaba cuando se hacía música de autor.

Desde entonces, los asistentes se fueron animando más con cada canción y el artista, por su parte, contextualizaba cada tema con la pequeña historia que le había inspirado a la hora de componer. De esta forma descubrimos como Demasiado buena, nació de forma autobiográfica aunque después se convirtió en un himno para aquellas personas que se marchaban de su pueblo natal a la capital para buscarse la vida; y en El tango que me parió, nos contó que una de sus fantasías eróticas era hacer el amor cerca del balcón y que la gente después de verlos fuese a los bares para brindar por ellos.

                                               

Estos comentarios ayudaban a crear un ambiente acústico y de tú a tú con el público pero esto fue algo difícil de mantener. Cuando llegó el turno de Solo luz, tema interpretado únicamente con la voz y el sonido del piano, Cantero se alejó del micrófono, se acercó al público y justo cuando iba a empezar a cantar, alguien al fondo de la sala rompió la magia con un “Diego guapo, te queremos”. Tras pedir silencio el artista por fin pudo cantar sin micro. Dejando atrás este momento de tensión, el cantante preguntó a los asistentes qué canción querían escuchar Que no le importaba saltarse la lista, la sala gritó varios títulos y finalmente tocaron Funambulista. A lo largo del tema, sin que la organización del concierto hiciese ninguna petición, la sala puso en las pantallas un cartel que decía: “Por favor, polo ben do concerto rogamos silencio”.

IMG_5716
Alejandro Martínez con el cartel que la Sala Sónar puso para pedir silencio, al fondo. (Mara González/ CREA).

Aunque el grupo quería acercar su actuación hacia un acústico, se dio por vencido con los temas Hecho con tus sueños y Tuvimos suerte (canciones que hilaron una tras otra sin pausa entremedias) ya que el público se creció y acompañó a los artistas con palmas a las que se acabaron sumando hasta los camareros de la sala. El cartel que estos habían puesto perdió todo su sentido.

Aprovechando el momento Cantero confesó al público que había llegado la hora de hacer un descanso en el que “toca hacer el paripé. Como que nos vamos y vosotros pedís otra”, esta declaración lejos de bajar los ánimos alentó todavía más al público. Funambulista lo había conseguido, aunque no logró el ambiente  ‘romántico’ que había intentado al principio, la conexión con la gente era total.

La pausa duró menos de dos minutos y la canción elegida para empezar fue Quédate, tema que da nombre al último CD. Con ella llegó la segunda confesión de la noche: anunció en directo que ya tenían fecha para la próxima visita a la capital gallega “nos volveremos a ver en abril del 2016”. El concierto acabó con un público deslumbrado, entregado y con las expectativas más que cumplidas. Como el propio Cantero reconoció a CREA Info tras el concierto “parecía que éramos 10.000 personas y que estábamos en un estadio”, y no le faltaba razón. Funambulista hizo que la Sala Sónar se quedase pequeña.

                                         

Mara González Gómez
En twitter

Mara González Gómez

Periodista gallega que cree en el Periodismo como arma para cambiar el mundo. Pienso que existe una poesía y una canción para cada persona.
Mara González Gómez
En twitter