Puerta del Restaurante Niza después del suceso (Sergio M. Fernández/ CREA Info)
Puerta del Restaurante Niza después del suceso. (Sergio M. Fernández / CREA).

Así aparecía el pasado domingo 23 de agosto la puerta del Restaurante Niza de Valladolid, llena de firmas, pintadas y palabras sin sentido, además de causar un gran disgusto al gerente del establecimiento, Gonzalo Soriano, y todo su equipo. Y es que, a pesar de que no es la primera vez que se encuentra con alguna pintada en su fachada, esta vez ha sido distinto: la puerta del restaurante es de madera maciza y no es tan sencillo -ni barato- ponerle solución, además de la falta de estética que puede afectar a la imagen del establecimiento.

Para conocer de primera mano los hechos, CREA se puso en contacto con Gonzalo, quien accedió amablemente a contar lo ocurrido y dar sus impresiones acerca del suceso.

Los hechos

La mañana del pasado domingo, exactamente a las 11:00 horas, Gonzalo se dispuso a abrir el restaurante cuando se encontró con toda la puerta pintada de arriba abajo, con frases, palabras y varias firmas. Ante esto, decidió actuar de inmediato:

Tras denunciar a la policía, se puso manos a la obra para tratar de dar con los culpables de lo sucedido. Después de diez minutos de búsqueda, consiguió dar con dos de los supuestos grafiteros gracias a un sencillo método: buscar en las redes sociales los alias que usaron estas personas para pintar la puerta. El mayor problema es que no hubo testigos y ni él ni la policía pueden saber si han sido ellos, ya que si no les pillan ‘in fraganti’ no se puede esclarecer la identidad de la persona que lo realiza. Como le dijeron a Gonzalo: “hasta ‘Las Meninas’ de Velázquez tiene copias”. Con lo cual, ¿quién sabe si estas firmas no las ha realizado otra persona?

Restaurante Niza (Sergio M. Fernández/ CREA Info)
Restaurante Niza. (Sergio M. Fernández / CREA).
Limpieza de la puerta

A partir de ahí, más problemas. Para estos casos el Ayuntamiento de Valladolid tiene establecido un procedimiento gratuito para quitar las pintadas de las paredes, pero en esta situación no es tan sencillo:

El día de la entrevista Gonzalo tenía la esperanza de que el seguro le cubriese la limpieza de la puerta, cosa que al final no ha ocurrido, con lo que los gastos tendrán que correr a cuenta del dueño del restaurante.

¿Arte o vandalismo?

Este suceso abre una vez más el debate de si los graffitis son arte o una forma de vandalismo. El dueño del Niza lo tiene bastante claro:

Para Gonzalo parece que este problema se va a alargar un poco. En la madrugada de este domingo, los supuestos autores (por las firmas impresas en las paredes) han vuelto a actuar, pintando los huecos que quedaban limpios. Según el empresario esta reincidencia es normal: “si no limpias las pintadas de un día para otro, los grafiteros dan por sentado que no te importa y tienen vía libre para firmar”.

Por el momento, el afectado sigue a la espera de solucionar el problema de su puerta y de ver si la policía localiza a los supuestos autores.

Iván Tomé Fernández

Iván Tomé Fernández

En formación continua. Periodista , fotógrafo, amante de la cultura y el 'abuelo' del equipo. En mis ratos libres hago un Fanzine
Iván Tomé Fernández

Latest posts by Iván Tomé Fernández (see all)