Mumford & Sons en un concierto en Brighton. ( Editor 5807 / Wikimedia Commons).
Mumford & Sons en un concierto en Brighton. ( Editor 5807 / Wikimedia Commons).

Mumford & Sons saca su nuevo disco. A sus incondicionales les ha costado aguantar la expectación pese a que sus adelantos han decepcionado un poco. Hace ya un mes, recibí el primer tema (Believe), con el siguiente comentario: “Es Coldplay con la voz de Marcus”. Es cierto.

Esta situación la vivimos en España con cierta comodidad desde que los nuevos partidos (Podemos y Ciudadanos) han irrumpido con una fuerza descomunal en nuestro panorama político.

Al principio todo es Folk. Los aires renovadores nos intentan convencer de que con un banjo toda la música va a cambiar. Albert Rivera y Pablo Iglesias parece que vienen acompañados de un acordeón y una mandolina respectivamente. A la gente le gusta escuchar nuevos instrumentos, nuevas ideas o nuevas voces… Pero hay que ir un poco más allá, porque viene el Believe de la política. Los Mumford se empiezan a parecer a Coldplay al igual que los partidos en vías de desarrollo comienzan a asemejarse al PPSOE.

Coldplay es un buen grupo, pero llevamos ya mucho tiempo escuchando música suave y tranquila, a través de la cual podemos relajarnos y tomarnos un café con nuestros amigos para hablar de política y actualidad. Lo que nos gusta es el Folk, que nos hace gritar, querer salir a la calle y echar a correr persiguiendo nuestros sueños. Esto es lo que las nuevas agrupaciones españolas (y sobre todo Podemos) han conseguido en gran parte de la población. Las personas han vuelto a creer en que es posible un cambio y que se puede abrir los ojos a nuevas realidades.

¿Serán Podemos y Ciudadanos los Coldplay de la política?

Pero llega el chasco en el adelanto del nuevo disco: Iglesias se adapta mediante el borrador más largo de la historia a lo que parece que a los españoles les gusta (como la agrupación londinense se acerca al Pop Británico), mientras, Rivera se alimenta de políticos socialistas o populares venidos a menos (como el bajo, la batería o las guitarras eléctricas en el aspecto musical).

Para colmo, Juan Carlos Monedero despotrica contra Podemos antes de dimitir de todos sus cargos a tres semanas de las elecciones municipales y autonómicas, e Íñigo Errejón se queda solo en la izquierda comunista del partido, frente a la tendencia centrista que envuelve a Iglesias desde hace unos meses.

Mumford & Sons consiguió hace una semana gustar un poco más, y despejar así las dudas con el lanzamiento de Snake Eyes. Lo cierto es que no sabremos la verdad sobre su nueva música hasta que no escuchemos su nuevo disco unas cuantas veces.

Del mismo modo, no sabremos la realidad de los equipos naranja y morado hasta que sus miembros ocupen puestos de responsabilidad (ya sea en el gobierno o en la oposición). De momento, y hasta nuevo aviso, nos tenemos que conformar con lo de siempre. Luchar porque los que tienen ahora el poder lo usen con respeto, para mejorar la vida de los españoles, como Coldplay nos mejora la vida a muchos con su música.

Alejandro Martín Goizueta
Redes

Alejandro Martín Goizueta

Ingeniero en proceso y músico. Preocupado por la polifacética crisis que vivimos. Soñador imperturbable y seguidor de acordes diferenciados.
Alejandro Martín Goizueta
Redes

Latest posts by Alejandro Martín Goizueta (see all)