IMG_1622
César Toquero durante un evento en la Universidad de Valladolid. (CREA Radio).

Informático, trabajador de las grandes factorías como Renault, autónomo y ahora candidato a la alcaldía de Valladolid por Unión Progreso y Democracia (UPyD). César Toquero, tras haber pasado por varios cargos internos del partido magenta, ha dado un paso hacia adelante para entrar de lleno en la política local. CREA Radio ha hablado con Toquero sobre sus impresiones acerca de las elecciones municipales que se celebrarán el próximo domingo 24 de mayo.

Pregunta. ¿Cómo ve el ambiente político en Valladolid?

Respuesta. El ambiente político en Valladolid lleva enrarecido muchos años. Las mayorías absolutas per se no son malas, si se utilizan bien son una buena herramienta. El problema es que en la ciudad de Valladolid, la mayoría se centra en una sola persona que no escucha ni a sus compañeros, ni a otros partidos, ni a los ciudadanos.

Esto lleva ocurriendo los últimos ocho años y durante los últimos cuatro, de manera demencial. La situación de parálisis de la ciudad es tremenda, porque el Partido Popular (PP) ya agotó sus ideas y las pocas que les quedan están basadas en la cultura del ladrillo o no son capaces de llevarlas a cabo.

P. La situación de UPyD a nivel nacional es convulsa. ¿Cómo ha influido en Valladolid?

R. Yo soy el coordinador del consejo local, y soy consciente de las dificultades por las que está pasando UPyD. La labor que ha hecho UPyD desde su nacimiento ha sido crucial. Ha puesto sobre la mesa cantidad de asuntos que el resto de fuerzas se negaban, ha sacado a la luz numerosos casos de corrupción… A nivel nacional, ha habido problemas que se están solucionando, pero aquí en Valladolid no hemos cambiado nada: conocer las necesidades de los ciudadanos, los problemas de la ciudad, buscar la mejor solución bajo nuestro criterio político.

P. A nivel local y regional se ha ido de UPyD gente como Francisco Igea. ¿Hay más casos en Valladolid?

R. No. Es más, Igea se presentó a las primarias, perdió y se fue, algo totalmente respetable. También se ha ido alguno de los que perdieron las primarias locales. Pero más allá de eso, se cuentan con los dedos de una mano.

P. ¿El nacimiento de nuevas fuerzas políticas beneficia o perjudica a UPyD?

R. Por nuevas fuerzas entiendo Sí se puede (SSP) o Ciudadanos (C’s), porque Valladolid toma la palabra (VTLP) no lo es, es un proyecto consolidado por Izquierda Unida (IU) que cuenta con el respaldo de asociaciones.

Yo respeto a SSP y a C’s, pero viven de una imagen nacional que nada tiene que ver con lo que son en Valladolid. Aquí no se presenta Albert Rivera, aquí se presenta un equipo que se ha confeccionado a calzador y que apenas se conocen. Para mí, eso no es un proyecto político.

P. En las elecciones europeas, UPyD consiguió en Valladolid un 10% de votos. ¿Son posibles estos resultados en las municipales?

R. Las elecciones europeas y municipales no son extrapolables. Habría que remontarse a las municipales de 2011, en las que obtuvimos un resultado magnífico: 8.700 votos. No se alcanzó el 5% de votos por los extraordinarios resultados de Javier León de la Riva, que no del PP. De haberlo conseguido, ese 5%, estaríamos con dos concejales desde hace cuatro años.

No sé si esto ahora sería posible. En UPyD el candidato es otro, tampoco sé si mejor o peor, lo que sí sé es que el proyecto ahora está más cuajado y con las ideas más claras.

P. ¿Cuáles son las líneas maestras del programa de UPyD en Valladolid?

R. Tenemos cuatro grandes bloques: participación ciudadana, cultura y servicios, economía y política social. Queremos crear un tejido asociativo fuerte, a partir de la creación de un departamento de participación ciudadana y de un reglamento, para que cualquier ciudadano pueda hacer una pregunta en un pleno. Después hay que usarlo, eso es responsabilidad de los vecinos.

En cuanto a cultura y servicios, es importante la cuestión de las fundaciones municipales de cultura y deporte. Reciben parte del presupuesto municipal, estas gestionan el dinero como quieren, pero son opacas, y realmente el ciudadano de Valladolid no conoce en qué se está usando ese dinero. También hay que potenciar el deporte en Valladolid, como salida de ocio para los jóvenes y como un servicio más para el resto de ciudadanos.

En materia económica, el tejido industrial sigue generando empleo directo y hace que Valladolid se mantenga, aunque vayamos perdiendo población, o los jóvenes tengan que irse a trabajar porque no existen nuevas oportunidades de trabajo para ellos aquí. Hay que generar un valor añadido que permita a esas empresas generar nuevos empleos.

P. En el hipotético caso de que mañana hubiera elecciones y ganara UPyD. ¿Qué es lo primero que haría al llegar al ayuntamiento?

R. Es obvio, conocer el estado real de las cuentas de Valladolid. Yo asisto a los plenos y veo a la oposición solicitando estos datos y la administración con excusas tan peregrinas como que hay que solicitarlo en una fundación y después la fundación dice que depende del Ayuntamiento… Ahora en elecciones nos dicen que hay en tesorería nueve millones de euros y hay obras por todas partes, para poner baldosas nuevas. Mientras, se ha tenido que pedir un préstamo de 20 millones por el fiasco del Zambrana. ¿Cómo se puede presumir de buena gestión y de que le sobra el dinero, si acaba de endeudar a todos los vallisoletanos, pidiendo un crédito de 20 millones de euros? Lo primero es aclarar las cuentas.

P. ¿Y qué medidas realizarían a largo plazo?

R. A largo plazo hay algo que está lastrando la vida de los ciudadanos y es la gran cicatriz de la ciudad: el ferrocarril. Cuando se presenta el plan Rodgers, como ciudadano iluso que lee los periódicos, en los cuales se pone la publicidad del PP, y, por supuesto, ponen ese proyecto como una maravilla, pienso que este plan es una gozada, pero han pasado quince años y veo que no se ha hecho absolutamente nada.

El problema es que si vives a un lado, estás en un barrio obrero pobre y si vives en el otro, estás en un barrio rico. Hoy, en el siglo XXI, no debería ser así. Todos deberíamos formar parte del mismo proyecto de ciudad, indistintamente de si estamos a un lado de la barrera o a otro lado de la barrera.

P. ¿Es viable el plan Rodgers?

R. No. Tal y como está planteado el soterramiento por el Partido Popular no se va a hacer. Lo digo y lo reiteraré: es imposible hacerlo.

P. ¿Es viable otro tipo de soterramiento?

R. Sí. Me da igual quién haga la propuesta, si está bien hecha, votaré a favor. La nuestra es un soterramiento en trinchera, lo que se ha hecho toda la vida: excavadora y camión. Es radicalmente más barata que la tuneladora, que además no genera ningún tipo de empleo en Valladolid porque lo haría una empresa extranjera y aunque no tendríamos ninguna molestia, es imposible pagarlo, los terrenos no valen eso. Si lo hacemos con excavadora, generaríamos empleo directo porque las constructoras vallisoletanas pueden abordarlo. La inversión revierte en la ciudad.

El inconveniente es que para hacerlo, hay que desviar el tráfico ferroviario de Valladolid durante el tiempo que dure la obra, por lo que hay que sacar la estación de la ciudad durante lo que nosotros calculamos que tardaría, unos ocho años.

P. UPyD tiene un recorrido relativamente corto, ¿antes a quién votaba?

R. Si le soy sincero, no tengo una tendencia política autoarraigada o que por ley divina deba ser así. Yo en su momento, cuando tenía 18 años, voté a Felipe González y creo que durante los primeros años fue un gran presidente de España. Sin embargo, al final de su mandato las cosas empeoraron y cuando me di cuenta de esto voté al PP. No tengo ningún inconveniente porque es lo que, democráticamente, es sano. Yo no creo en el “soy del PSOE, aunque lo haga mal”, ni en el “no voy a votar al PSOE en la vida, aunque lo haga muy bien”.

P. ¿Pero a nivel local?

R. A nivel local yo también he votado a León de la Riva, no lo voy a negar.

P. El candidato de VOX también nos ha reconocido haber votado al PP y nos ha explicado por qué ya no lo haría. ¿Usted qué tres motivos daría?

R. Yo no quiero a un alcalde que represente a todos los ciudadanos de Valladolid y lo único que perciban los ciudadanos sean continuas salidas de tono que aparezcan en el New York Times. Un segundo motivo sería que no quiero que represente a los ciudadanos de Valladolid alguien que está sentado en el banquillo de los acusados, por ejemplo. Pero estos motivos son menores. El tercer motivo y el principal, es que no quiero a un alcalde que no escuche, que no dialogue, que no tenga en cuenta la opinión de nadie, excepto la suya y cuando la suya no sea buena, eche la culpa a los funcionarios o, directamente, mienta. Si una persona miente, debe irse y si no ha sido capaz de hacer lo que prometía en su programa, también.

P. ¿En qué municipios espera obtener buenos resultados?

R. UPyD se presenta en Valladolid, Arroyo de la Encomienda, Laguna de Duero, Tudela, Herrera y Medina del Campo, lo que supone el 86% del territorio de la provincia. Yo conozco personalmente los proyectos de Valladolid y su alfoz porque me ocupé de esta área. El proyecto de Arroyo es espectacular y la gente que se presenta en este municipio está muy bien preparada. Si logran gobernar, los ciudadanos serán muy afortunados.

P. ¿Se atrevería a decir número de concejales en Valladolid y Arroyo?

R. En Arroyo creo que incluso podríamos tener opciones de gobierno. En cuanto a Valladolid, voy a ser más político porque falta definir el candidato del PP y alguna propuesta de Cs. Nosotros entraremos en el Ayuntamiento de Valladolid y, con la fuerza que los ciudadanos de Valladolid nos den, defenderemos nuestro programa. Esa fuerza pueden ser dos concejales, tres, uno o ninguno, no lo voy a negar.

P. En una entrevista hace un mes a Tribuna de Valladolid usted dijo que Valladolid era una ciudad dormida, ¿a qué se refería?

R. Creo que dije que estaba en un estado catatónico y de la catatonia a la muerte hay un paso. No hay propuestas nuevas, no se aborda la situación de la ciudad como conjunto de personas que viven en un núcleo urbano y tienen que tener sus necesidades cubiertas. Por ejemplo, la instalación de grandes superficies, una política del PP, ha llegado a tal punto que la ciudad está saturada y el pequeño comercio ha sufrido un daño tremendo.

El otro día le dije a Óscar Puente que le regalaba mis ideas. Yo no me voy a poner a competir si la idea es tuya, mía o si la registraste tú ante notario antes que yo; a mí eso me da igual. Las ideas están aquí y hay que hacerlas y llevarlas a cabo.

P. César Toquero, candidato de UPyD a la alcaldía. Muchas gracias.

R. Muchas gracias.

Entrevista realizada por Álvaro García y Mara González.

CREA
Síguenos en

CREA

Medio de comunicación multimedia. Programas de radio, textos escritos y vídeos propios. Lo que quieras y más al alcance de tu mano.
CREA
Síguenos en