Nirvana durante un concierto en 1993. (DarielBlots / Wikimedia Commons).
Nirvana durante un concierto en 1993. (DarielBlots / Wikimedia Commons).

El paro supone en España una preocupación enorme, y con razón. Con un 23,4 % de la población activa de nuestro país en paro, difícil es palpar cualquier mejora microeconómica que algunos quieren inventar. No solo es que haya un desempleo inmenso en todo el territorio nacional, sino que además, el poco empleo que hay, es en muchos casos precario.

Recordemos que hay un Ministerio que debería trabajar para mejorar la situación. Así como la cartera de Hacienda ha sacado a la luz fraudes e innumerables evasores fiscales, o Luis de Guindos consigue en su Ministerio que la Deuda Pública sea del 97,67% del PIB en el objetivo establecido por el Gobierno, Fátima Bañez en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social parece que no logra ni chapotear en la superficie del barrizal que es el Paro en España.

Lo cierto es que no hemos conocido reformas laborales. Han sido más bien reformas administrativas. Miremos el Decreto-Ley 16/2013 (BOE de 21 de diciembre), en el que se encuentran la regulación de los contratos laborales de prácticas y temporales, la flexibilidad de la jornada o el apoyo a los emprendedores (que es irreal porque se pagan entre 186 y unos 265 euros mensuales por ser autónomo), pero no se ahonda.

Estas pseudorreformas laborales recuerdan a la pseudomúsica que muchos productores quieren inventar para saciar sus deseos de construir piscinas más grande en sus mansiones. Véase el ejemplo de Justin Bieber, que llena estadios con adolescentes que le adoran y madres que les acompañan, y se toma el lujo de decir que es el Kurt Cobain de su generación, o que Metallica hace música oscura. Lo que vende al fin y al cabo es la imagen, véase por ejemplo lo que le costó a Queen que una radio reprodujese sin cortes su Bohemian Raphsody, que luego tan famosa se hizo.

He aquí donde hay que llegar. Parece que el Partido Popular no llega a vender la imagen que quiere respecto al panorama laboral que lleva a España a la deriva desde 2007. Por muchas reformas que se hagan, el empleo no fluye y qué pena que eso sea lo que más nos preocupa a los ciudadanos. No es que no consigan vender la imagen, es que esa imagen no existe, como la de los cantautores que, además de ser independientes, no tienen ni una pizca de atractivo. Aunque esto es en teoría, porque siempre habrá chicas a las que les guste el mero hecho de ver a un hombre con una guitarra, al igual que habrá fieles votantes del Partido Popular, que pese a todo conservarán su voto, sin leerse siquiera otros programas electorales (aunque no sirvan para mucho teniendo en cuenta lo que se cumplen).

Trabajo menos volátil

¿Qué nos espera entonces? Pues si seguimos así, dependiendo del turismo, de la construcción (que a pesar de todo hay quien confía en ella), y de que vengan chinos y americanos a hacer casinos para crear trabajo inútil y que dependa del vicio y de la decadencia que este conlleva, nos espera un futuro incierto y totalmente dependiente de crisis económicas y de especulación.

Sin embargo, si se llevan a cabo reformas que den la oportunidad a investigadores a trabajar en España bajo las condiciones que merecen, si se crea industria con los recursos que tenemos, si se aprovecha la energía nacional para ello y si se les pone las cosas más fáciles a los emprendedores, pues el trabajo será de calidad; Cobain resucitará, dará portazo a Báñez, se acercará a los productores a los que solo les interesan sus millones y les dirá que se vayan a trabajar en otra cosa (pero no en España, que aquí ya hay muchos chorizos).

P.D. Por cierto, si he decepcionado a alguien por no poner una canción de Justin Bieber hablando de él, he de decir que seguiré decepcionando, y me despido con Queen.

Alejandro Martín Goizueta
Redes

Alejandro Martín Goizueta

Ingeniero en proceso y músico. Preocupado por la polifacética crisis que vivimos. Soñador imperturbable y seguidor de acordes diferenciados.
Alejandro Martín Goizueta
Redes

Latest posts by Alejandro Martín Goizueta (see all)