La Facultad de Educación y Trabajo Social de Valladolid es deficitaria en profesorado (Rubén Ojeda/Wikimedia Commons)
La Facultad de Educación y Trabajo Social de Valladolid es deficitaria en profesorado. (Rubén Ojeda / Wikimedia Commons)
Sin problemas técnicos y algún que otro contratiempo incómodo, la radio perdería todo su sex-appeal, ¿no creéis? Sin embargo, desde Suma y Sigue queremos pediros disculpas por no poder poner a vuestra disposición el primer podcast de nuestra tercera temporada y para compensaros, he aquí un pequeño regalito. Bon appetit.

En el programa del pasado lunes 9 de marzo, la sección Yo acuso puso la lupa en la Facultad de Magisterio y Trabajo Social de Valladolid y el oído en todos aquellos potenciales maestros que, si Murphy no hace de las suyas, obtendrán su titulación universitaria este año. ¿Quieres saber todo lo que nos contaron?, ¿el porqué de sus protestas y su descontento? Solo tienes que seguir leyendo.

Para situar al lector

El último obstáculo que establece el Plan Bolonia y que el alumno tendrá que salvar para finalizar así sus estudios universitarios tiene siglas propias: Trabajo de Fin de Grado (TFG). A rasgos generales, un TFG es un trabajo original que tendrá la obligación de realizar cada estudiante (siempre y cuando este haya superado el total de asignaturas de la carrera) para posteriormente defenderlo delante de un tribunal. Una figura esencial en el TFG es, sin duda, el tutor o la tutora del mismo, es decir, aquel profesor/a que orienta al alumno y autoriza o no la entrega y defensa de su trabajo.

No sin tutor

La lupa de Yo acuso, en este caso, detectó ciertas irregularidades en la ya mencionada Facultad de Magisterio y Trabajo Social de Valladolid vinculadas a la asignación de tutores para los TFG de su alumnado. Alrededor de 70 estudiantes en su último año de carrera han permanecido sin tutor hasta mediados de febrero del presente año, un hecho que, como veremos a continuación, incumple varios artículos del reglamento sobre la elaboración y evaluación del Trabajo Fin de Grado. “Nosotras hemos presentado una queja en la secretaría de nuestra facultad porque es nuestro derecho tener asignado un tutor en octubre o noviembre como muy tarde”, han explicado al equipo de Suma y Sigue un grupo de alumnas de la facultad. Y efectivamente, el artículo 9 del reglamento establece que todo estudiante debe tener tutor y tema propios y definidos en un plazo máximo de 20 días desde que se dan a conocer los temas de los TFG. ¿Y si no es así? Desde Yo acuso se ha trasladado esta pregunta al decano de la Facultad de Magisterio y Trabajo Social, Carlos Moriyón, y he aquí su respuesta.

En peligro de extinción

Se puede decir más alto pero no más claro. Moriyón, que conoce de primera mano los “esto no es justo”, las reclamaciones y los enfados de su alumnado, ha explicado el cómo y el porqué de esta situación que tanto descontento está generando con un visual juego de cifras: “Esta es una facultad deficitaria en profesorado. Actualmente, hay alrededor de 90 profesores para un total de 2.000 estudiantes y de esos 2.000, 500 defienden su TFG este año”. En otras palabras: “de donde no hay, no se puede sacar”; los académicos están al límite de su carga docente. Asimismo, Moriyón ha asegurado al equipo de Suma y Sigue que este asunto ha trascendido ya sus competencias desde el momento en el que él, cumpliendo con el reglamento establecido, asignó “la docencia de los TFG a un departamento o a su correspondiente área de conocimiento”. Entonces, ¿a quién le toca respirar hondo y asumir responsabilidades? Tatiana González y Sheila García, ambas alumnas afectadas por la falta de tutores, han intentado dar con la respuesta por activa y por pasiva y este ha sido el resultado.

Reciclaje

Al parecer, la competencia en contratación de profesorado (solución idónea que pondría punto y final a este problema) recae sobre el vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Valladolid, Valentín Cardeñoso. Sin embargo, y ante la tónica de “no hay dinero”, Cardeñoso ha optado por “tirar de áreas de conocimiento que tienen capacidad docente aunque no mantienen una relación especialmente directa con la titulación”, ha explicado Moriyón. Esto último se traduce en que profesores de departamentos como Lengua Española o Fisiología, que en la carrera de magisterio tienen un peso mínimo (60 créditos en el caso de Lengua Española), se han visto obligados a tutelar Trabajos Fin de Grado de la facultad de Educación a pesar de rebosar con ello el límite de su capacidad docente.

María Ángeles Sastre Ruano, secretaria académica del Departamento de Lengua Española, es una de las profesoras afectadas por la medida del vicerrector Cardeñoso y actualmente tiene a su cargo un total de 8 TFG, 6 de ellos correspondientes a alumnas de magisterio.

¿Final feliz?

Afortunadamente, a fecha 12 de marzo y con un parche aquí y otro allá, el problema ha quedado resuelto. Ahora, todo el esfuerzo del decanato y del vicerrectorado se centra en evitar una situación similar en años futuros. Moriyón, que, tal y como ha reconocido al equipo de Suma y Sigue, ha plantado cara en varias ocasiones a Cardeñoso en defensa de los derechos de sus estudiantes, ha optado por darle al ya mencionado vicerrector: “Un margen de confianza puesto que este es su primer año al frente del cargo. Al fin y al cabo, todo error es bueno si aprendemos de él y no lo volvemos a cometer”.

Alrededor de 70 alumnos de magisterio se han visto afectados por la falta de tutores (César Minguela/ABC)
Alrededor de 70 alumnos de magisterio se han visto afectados por la falta de tutores (César Minguela / ABC)

La abrumadora falta de docentes, consecuencia directa de la Ley Wert y de la nefasta gestión del Gobierno en cuanto a Educación se refiere, es el nuevo fenómeno político que arrasa en todo el país. La Facultad de Magisterio y Trabajo Social no deja de ser tan solo un ejemplo de muchos que pone de manifiesto la precarización en que están sumidas gran cantidad de escuelas, institutos y universidades en España. “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”, dijo Pitágoras. Malas noticias: nos va a faltar imaginación para pensar tantos castigos.

María Gozalo Arenal
Sígueme en

María Gozalo Arenal

"Las aguas en calma no hacen buenos marineros", por eso, más que nunca, Periodismo. Chin-chín por los valientes y los nuevos Kapuściński.
María Gozalo Arenal
Sígueme en

Latest posts by María Gozalo Arenal (see all)