Jueves 5 de marzo de 2015 | Sala Porta Caeli, Valladolid
El Niño de la Hipoteca (izda.) y El Kanka (dcha.) dando su concierto en Porta Caeli.
El Niño de la Hipoteca (izda.) y El Kanka (dcha.) dando su concierto en Porta Caeli. (Marta Velasco / CREA Radio).

 

Dos taburetes, dos mesas y mucha expectación ante un escenario vacío. Y es que El Kanka y El Niño de la Hipoteca se estrenaban en Pucela. El primero, con su fecha fijada y, el segundo, acoplado a él sin más remedio, pues las licencias y permisos para tocar en esta ciudad cuestan mucho, lo que le llevó a cancelar su concierto en solitario. Pero el positivismo es una de las características más destacables del Niño de la Hipoteca, que dejó notar durante toda la noche, y junto al Kanka arrancaron risas y sonrisas a todo aquel que se acercó ayer a la sala Porta Caeli.

Sin más ayuda que sus dos guitarras, el ex de ‘Dr. Desastre’ y el cantautuber abrieron la noche con Canela en rama, seguida de No te irás jamás y No jodas la marrana, temas interpretados conjuntamente. Entre ellos, el monólogo, los comentarios de las canciones y las bromas no faltaron, demostrando complicidad entre artistas y divirtiendo al público. Tras esto, llegó el momento en solitario del Niño: Mi novia del 2ºB, relatando su amor de la infancia; y Tripas, por petición popular, intercalada con Felicidad, de La Cabra Mecánica. Continuó con la parodia No fumes marihuana, en la que aclaró que si alguien no ha entendido el verdadero sentido de la canción sí que debería fumar menos porros; remató su tramo solitario con Te quiero.

El Kanka volvió a aparecer en escena con su Vengas cuando vengas. Para el siguiente tema necesitó la ayuda del Niño, pues alguien tenía que dirigir el ‘coro de borrachos marineros’ que acompañaba a Rin Rin. A estas alturas el público estaba tan a gusto, tan involucrado en la actuación, que al oír los primeros acordes de La más bella arrancaron con la primera estrofa sin ayuda de la voz del catalán.

El Niño de la Hipoteca interpretando ‘Vengas cuando vengas’. (Marta Velasco / CREA Radio).

 

El Kanka también tuvo su momento en solitario: Lo mal que estoy y lo poco que me quejo fue la primera elegida. “Sois mayúsculamente funkys”, presumió al acabar Refunk, y A dieta de dietas y Me alegra la vista volvieron a dar paso a la salida del Niño de la Hipoteca.

La noche llegaba a su recta final con Alma de cartón y Luz batida, en el medio de la cual el Niño aprovechó para hacer publicidad de la discografía de ambos. Qué bello es vivir dio paso a Que te vaya bien, donde el poco público de las primeras filas que había permanecido sentado durante toda la actuación se vino arriba. El concierto acababa, pero no sin antes la vuelta a la escena de los artistas, que cerraron la noche con Por desobedecer y Alquitrán y Carmín.

Música de autor divertida, graciosa y repleta de buen rollo, señas de identidad de ambos cantantes que arrebataron sonrisas permanentes a todo el que estuvo presente, desde principio a fin. No hubo momento en el que en la sala se dejaran de ver dos hoyuelos acompañando la felicidad del público. Pues, aparte de mostrar su alegría en el escenario, ambos cantautores lograron encandilar a todas las personas que se acercaron a acompañarlos en su debut pucelano.

El Kanka cantando a su público en Porta Caeli. (Marta Velasco / CREA Radio).

 

 Puedes encontrar más imágenes del concierto en la galería facilitada por CREA Radio.

Alba Familiar

Alba Familiar

Estudiante de Periodismo, clarinetista en ratos libres y muy melómana. Que no nos falte el Rock and Roll.
Alba Familiar