El PSOE gana las elecciones andaluzas con 47 diputados y un 35 % de los votos. Mejorando los resultados respecto a 2012, se ha quedado a 8 escaños de la mayoría absoluta, va a necesitar un aliado para que Susana Díaz sea investida y en esta ocasión no le va a valer con una Izquierda Unida (IU) que se ha hundido al cosechar solamente cuatro diputados.

Si los socialistas quieren evitar los pactos con Podemos o el Partido Popular, van a verse obligados a negociar con Ciudadanos, que ha dado la sorpresa al conseguir nueve diputados. De esta forma, Díaz podría recibir el apoyo de 56 parlamentarios, uno por encima de los 55 que garantizan la mayoría absoluta. Ciudadanos, así se convertiría en llave para formar gobierno en sus primeras elecciones con representación parlamentaria fuera de Catalunya (al margen de las europeas).

Podría decirse que tras los socialistas, han sido el gran vencedor. Albert Rivera, único líder nacional presente tras los resultados finales, ha declarado estar satisfecho y ha abierto la puerta al diálogo: “Hay que dejar a un lado el planteamiento de azules y rojos”, ha señalado Rivera. En el otro lado de la balanza, los grandes derrotados han sido el Partido Popular con algo más del 26 % de los votos y 33 escaños, 17 menos que en las elecciones de 2012, e IU que ha cosechado tan solo 5 diputados, 7 menos de los logrados en los anteriores comicios. Pero la cara más amarga de la moneda se la ha llevado UPyD, que por segunda vez consecutiva no ha sido capaz de obtener un solo diputado.

Susana Díaz, líder del PSOE andaluz. (Junta informa / Wikimedia Commons)
Susana Díaz, líder del PSOE andaluz. (Junta informa / Wikimedia Commons)
PP e IU, los grandes derrotados

Podemos, quizá haya sido a la vez vencedor y vencido, pues ha conseguido 15 escaños en sus primeras elecciones, pero menos de los que las encuestas mostraban y 6 menos de los que el último CIS preveía. Teresa Rodríguez en su primer discurso tras conocer los resultados se ha mostrado satisfecha por los resultados obtenidos, pero también preocupada por la dura situación económica que vive Andalucía, y ha prometido hacer política cobrando como un ciudadano normal y pensando en los ciudadanos normales. Por último ha querido mandar un mensaje de cara al futuro: “Nosotros hemos venido a ganar y de momento no lo hemos conseguido… De momento”.

Antonio Maíllo, líder de IU, ha sido realista y se ha mostrado insatisfecho, pero ha prometido trabajar en un momento lleno de situaciones imprevisibles y en el que será necesario hacer mucha política. Juan Manuel Moreno también se ha mostrado insatisfecho con sus resultados y ha reconocido la derrota, pero ha instado a Díaz a formar gobierno pronto: “Hay mucho por hacer en Andalucía y los andaluces no entenderán que las prisas por convocar elecciones, no vayan seguidas de rapidez para formar gobierno”.

Ahora viene el diálogo político

Los votantes ya han hablado, y ahora se abre un periodo de diálogo político en el que Díaz va a tener que buscar un nuevo compañero de viaje en este nuevo periodo. La flamante ganadora ha querido dejar claro que ella ha sido la vencedora de estas contiendas: “Podemos volver a decir que el PSOE ha ganado en Andalucía”. Por último, Díaz ha tendido la mano a los nuevos partidos afirmando que estos van a servir para renovar el parlamento y la sociedad.

Díaz ha afirmado tener prisa para empezar a trabajar por Andalucía, pero sus opciones son limitadas y está obligada a la negociación. Las cuentas salen con Ciudadanos, pero las condiciones de estos son bien claras: “No vamos a negociar con partidos con imputados en sus escaños”. Ahora la pelota está en el tejado de los socialistas, que tendrán que dejar caer a José Antonio Griñán o Manuel Chaves si no quieren tener que recurrir a abrir conversaciones con Podemos o el PP.

Álvaro García Ruiz
Sígueme

Álvaro García Ruiz

En construcción. Tengo la suerte de hacer lo que más me gusta, con la gente que me gusta. Sé poco de mucho, pero me esfuerzo por aprender.
Álvaro García Ruiz
Sígueme